Eficiencia energética gracias al corcho proyectado

La eficiencia energética a nivel doméstico es cada vez más importante. Por un lado, reducir el consumo de energía a nivel doméstico es algo básico para reducir la contaminación ambiental. Por otro, reducir el consumo supone reducir las facturas de energía, algo importante debido a la crisis económica que nos asola.

Si bien existen muchas maneras de aumentar la eficiencia energética de una vivienda, el aislamiento térmico es algo básico en este sentido, puesto que un aislamiento térmico deficiente hace que se consuma más energía en climatizar la vivienda.

Una de las mejores maneras de aumentar el aislamiento térmico es gracias al corcho proyectado.

¿Qué es el corcho proyectado?

El corcho proyectado consiste en un revestimiento natural, en capa fina y sin juntas, que se formula mediante gránulos esterilizados (vaporizados) de corcho natural, resinas sin disolventes y tintes inorgánicos que le dotan de color.

El corcho proyectado es un material ecológico y natural que ha supuesto una revolución en construcción debido a sus importantes características: impermeable, transpirable, elástico, aislamiento térmico y acústico.

Este tipo de material se instala gracias a una pistola de pulverización industrial junto con un compresor de aire, de manera que se puede aplicar en multitud de superficies (fachadas, suelos, tejados, terrazas, paredes…). El revestimiento de corcho se quedará pegado a la superficie y aportará una solución duradera tanto para humedades como protecciones termoacústicas e impermeabilización.

Ventajas del corcho proyectado

  • Regula la temperatura de nuestro hogar: Este material actúa como un corrector térmico al reducir los puentes térmicos en fachadas, paredes, y arcos, teniendo en cuenta el espesor aplicado. También se puede aplicar en elementos singulares exteriores como cornisas, molduras, arcos, salientes de balcones, y frentes de forjados.
  • Mejora acústica: El corcho proyectado actúa como un absorbente acústico, minimizando los ruidos de impacto, exteriores y aéreos.
  • Evita las microfisuras: Su gran flexibilidad posibilita la absorción de tensiones estructurales, impidiendo que aparezcan microfisuras.
  • Amortigua el ruido de impacto: El ruido de impacto es un ruido provocado por la lluvia, también denominado efecto tambor. Además, su gran poder de impermeabilidad, ofrece una ventaja extra frente a la lluvia.
  • Evita las condensaciones: debido a su permeabilidad.
  • Garantiza la durabilidad: Tiene una excelente durabilidad, con garantía de 10 años, y no requiere mantenimiento

El corcho proyectado como aislamiento del hogar

El corcho proyectado permite mejorar el aislamiento de nuestra vivienda de tal forma que se mantenga más estable la temperatura interior, puesto que no deja entrar el frío ni salir el calor (o al revés). Cuanto más estable sea la temperatura interior, menos energía consumiremos en climatización, reduciendo nuestras facturas. 

Las empresas que comercian con corcho proyectado disponen de diferentes tipos  para aislamiento de cubiertas y fachadas (grueso), a su vez que para fachadas e interiores (fino), presentándose en diferentes colores que, a la vez que proteger y aislar, aportan la condición estética imprescindible.

Relación eficiencia energética – aislamiento térmico

La climatización de una vivienda supone el 40% del consumo de energía. Reducir el consumo en este aspecto supone aumentar la eficiencia energética de una vivienda. Para reducir el consumo en climatización lo mejor es aumentar el aislamiento térmico de nuestra casa.

Además, una vivienda con un buen aislamiento térmico posee un mayor valor en el mercado inmobiliario. Si bien mejorar el aislamiento e instalar corcho proyectado supone una inversión, como mejora la eficiencia y reduce el consumo, la inversión se recupera en poco tiempo. 

Mejorar el aislamiento térmico supone una mejora directa de la eficiencia energética. Esto se debe a que una vivienda con un buen aislamiento térmico conserva mejor el calor y el fresco evitando un uso excesivo de la calefacción y el aire acondicionado. Además un buen aislamiento térmico impide las humedades y mejora la calidad del aire dentro del hogar, evitando contaminación exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *